Input your search keywords and press Enter.

Danza contacto improvisación: un empoderamiento sobre el cuerpo

Hora punta. El sol por delante, el agua por la espalda. Desde la rotonda de Plaza Italia se difuminan los autos al pasar y un grupo de gente se mantiene erguida conectando con cada parte de su cuerpo. Autoescucha. Al cabo de media hora cruzamos la calle y unos se sientan a tomar mate mientras otros elongan, tocan el suelo de Baquedano y lentamente exploran hacia los cuerpos de otros. En ese espacio se reconoce una dinámica libre, un flujo sin jerarquías y se desdibuja la noción de individualidad.

Se conoce como jam callejera a estos encuentros de danza contacto improvisación en la vía pública. En ellas la intención es que la gente se incorpore, si así lo desea, mediante la observación o el movimiento mientras el espacio de interacción se torna tremendo, casi infinito. Un miércoles de marzo a las 20:00 hrs., se congregaron cerca de 20 personas en una sesión que duró todo lo que los participantes quisieron que durara, mientras muchas personas de paso o que esperaban a otras sentadas observaban el ejercicio de convocatoria abierta.

La danza contacto improvisación es una técnica desarrollada en los años 70 por Steve Paxton.  Busca generar un sentido de comunidad en que se deja de ser uno a partir de un punto de contacto con otros cuerpos, de manera que no existen jerarquías. Los cuerpos interactúan de manera intuitiva y neutra culturalmente — es decir, no supone representación, no tiene que ver con la edad, con el género ni la ocupación, por ejemplo —. La danza CI implica posibilidades infinitas al jugar con elementos distintos como la velocidad,  el peso, el contrapeso, el giro o los distintos niveles de altura (como plano medio, suelo, etc.).

Muchas veces son propiciados por facilitadores, que corresponden a personas que llevan una trayectoria significativa en esta danza y que pueden promoverla al principio de la jam mediante ciertos ejercicios dirigidos. Algunas veces esta incluye música grabada, en vivo, improvisada o solo sonidos ambientales. Se puede desarrollar en espacios cerrados, academias de danza, en el espacio público, en la naturaleza, etcétera. Otras veces, es aplicada por otras disciplinas, como el teatro, al iniciar un ensayo o clase para conectar como grupo y lograr un mejor ensamblaje. En Chile existen diversas jams pequeñas — algunas gratuitas y otras con un valor cercano a los mil pesos — seminarios, encuentros y cursos.

Es importante destacar que la danza CI estimula nuestra capacidad de diálogo no verbal, mediante lo que promueve un principio de no discriminación, la oportunidad de conocernos mejor, de querernos y sentirnos más cómodos al interactuar con otros en el cotidiano, una puerta a la profundización del tacto, la experiencia de explorar en comunidades transversales y de romper con nuestras lógicas conocidas al dar relevancia a la libertad y al placer corporal, que muchas veces está tan suprimido o sexualizado en nuestras sociedades actuales.

 

Links de interés:

http://encuentro-ci.blogspot.cl/ 

http://www.a-i-a.com/dci/

https://www.facebook.com/danzacontacto.cl/

https://www.facebook.com/megustabailar.contacto

Reseña: Valentina Paillaleve

Fotografía: Pilar Villanueva

Valentina es poeta, autoproclamada embajadora de la fruta y actualmente está aprendiendo danzas afrobrasileñas.

You Might Also Like

7 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *