Input your search keywords and press Enter.

Cueca trap: reinvención y retorno a la matriz

Maldita la tradición que se impone desde la altura. Maldita la dictadura que nos impuso una cueca campesina, fome, seca, quitándole la bravura propia de su origen popular. Nos enseñan en el colegio que es “el baile nacional”, que se baila de cierta manera, vestida no sé cómo, con la marca tradicional de lo femenino y lo masculino. Nos la enseñan en septiembre porque es “el mes de la patria” y por estas fechas ya se escuchan las primeras notas y versos de “La Consentida” brotando desde las casas. Muy pocos logran darse cuenta de que esa es una cueca cuya métrica es incorrecta y machista, pa’ que te digo. Así es como se eligió como tradicional y nacional una música y un baile vaciados de su espíritu y sentido. Así es como aprendimos, sin entender que la cueca es primero poesía, luego canto y luego baile. Y que es tradicional, pero no porque alguien así lo decidió y declaró, sino porque viene de tiempos antiguos moviéndose por el subsuelo urbano a puro grito.

Bajo esta premisa, nace en 2020 un proyecto musical que ha dejado perplejos a muchos, por el desequilibrio cognitivo que se genera al escuchar combinadas las palabras cueca y trap. Se trata de La Matriz, un trabajo llevado a cabo por Los Puntúos, un cuarteto que ha evolucionado hasta convertirse en colectivo, de música urbana cuya columna vertebral es la cueca. Este año publicaron también su primer EP, “PUNTÚOS”, con siete cuecas que incorporan elementos del hip hop y música urbana, con temáticas que van desde homenajes a las comparsas callejeras y el carnaval de Oruro, hasta los conflictos ambientales y en la Araucanía, al sur de Chile. Su sonido se distingue de otros al juntar la tradición y la métrica cuequera con el fraseo propio del rap. Pero La Matriz se sale aún más del esquema, ya que si bien se ha difundido como “cueca-trap”, parece ser más bien un trap que empieza a sacar cueca desde sus entrañas. No es posible distinguir dónde termina un estilo y empieza el otro, si hay rap, este tiene métrica de cueca y cuando aparece la cueca, se canta sobre una base de trap, pero este último es el sonido que envuelve todo como una matriz en el sentido uterino de la palabra.

Imagen cortesía de la banda

Desde la perspectiva de la cueca, La Matriz es una pata o tres cuecas interpretadas por mujeres acompañadas de versos octosílabos rapeados por ellas mismas, o por alguno de los integrantes originales de la banda, y por una voz espectral que introduce la temática de cada canción.

Se distingue una línea argumental a lo largo del EP: cueca es cueca sin importar cómo se la interprete. Esto se percibe en dos escalas distintas. Primero, en las letras, que transitan por los mismos mundos que la tradición cuequera, temáticas que además están cruzadas por un discurso feminista que conversa perfectamente con la estética de la carátula y con la interpretación de las canciones.

El primer pie va por parte de las cantoras Carla y Yorkanaria. “Joya del arenal”, comienza con la tesis del proyecto, estableciendo que “[l]a cueca tiene su estructura, tanto en el canto, en la poesía y en el baile. En la impostación de la voz, gritá’ como el pregón de la calle”. Esta canción rinde homenaje a los y las vendedoras ambulantes y su pregón que al convertir la copla y la seguidilla en música, da origen al canto cuequero.

Se va la segunda, a cargo de las cantoras Pichisanka y Lizakeo. “La cueca Matria”, presenta a “la chilena” como una madre y un terreno fértil femenino, opuesto a la patria, con útero, falda y hebras de poesía, canto y baile que forman el tejido de la cueca. Esa que no es una línea, ni una flecha, sino que es un círculo, una tela, un endometrio.

La pata finaliza con “Vuelta a empezar”, en voz de Carolina. El tema es el canto a la rueda simbolizado en todo aquello que el cíclico e infinito; la órbita de los astros, el ciclo del agua, el día y la noche. Rescata el origen árabe de la cueca y la posiciona como tradición antigua previa a las narrativas occidentales de la historia que avanza y progresa.

El segundo peldaño de la escala es la mezcla del trap con este género tradicional que no se puede romper. El sólo hecho de poner cueca dentro de un terreno tan diferente en ritmos y melodías (no así en su carácter urbano) y demostrar que no se deforma, sino que se mezcla sin perder su métrica y su esencia, deja claro que la tradición no significa pasado, sino sabiduría volcada al presente, que la cueca está viva y en transformación constante, porque es actual, es nuestra y es urbana. Esto queda aún más claro cuando nos enteramos de que los versos de las canciones que componen La Matriz fueron tomados del libro “Chilena o cueca tradicional”, recopilación de versos de Fernando González Marabolí y Samuel Claro Valdés, libro que Los Puntúos – y no sólo ellos – consideran como “la Biblia cuequera”.

Este trabajo tiene tantas capas y profundidades que podría ser la base de un ensayo para entender la esencia de la cueca y enseñarla en los colegios de Chile. Por ahora, invito a que lo escuchen para desaprender lo que nos enseñaron mal: que la cueca es patrimonio y patria, que es tradición muerta y que es “dieciochera” en septiembre, cuando podría serlo en octubre.

Imagen cortesía de la banda

Ficha técnica:

Voz: Yorka Linzmayer, Carla Villablanca, Nicol Galdames, Liza Sepúlveda, Carolina Montes, Bastián Silva, Ignacio Morales, Felipe Sepúlveda.

Voz sampleada: Fernando González Marabolí.

Guitarra: Maximiliano Zagal.

Piano eléctrico: Felipe Sepúlveda y Bruno Simonetti.

Batería electrónica, bajo sintetizador, tañador, palmas, y pandero: Felipe Sepúlveda.

Piano, acordeón, sintetizador bajo y palmas: Bruno Simonetti.

Grabación: Feis6 y Bruno Simonetti en Estudios 6EISX8CHO y Maximiliano Zagal en MZ Estudio.

Mezclado y masterizado: Feis6 y Bruno Simonetti en estudios 6EISX8CHO.

Ilustración de portada: Francisca Gamboa.

Redes sociales y disco:

Instagram: https://www.instagram.com/lxspuntuxs/

 Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=g80Wmvu4Vbk

Spotify: https://open.spotify.com/album/3KzQA45wDblniAQ1N23pr2?si=k90T_ytSX26ZZLwpmQ1Cg

Profesora de historia, periodista amateur y murguera. Estudiante de magister en educación y de danzas de la india.

You Might Also Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *