Input your search keywords and press Enter.

Popol Vudú, entre la forma y el sentido

La primera vez que tuve el Popol Vudú en mis manos pensé en cuán interesante parecía y me pareció un desafío. Es un libro grande, bellamente diagramado. Al ojearlo noté que tenía secciones y que no se decantaba por una sola manera de disponer el texto. Posee dibujos, imágenes, experimentos, un pentagrama. Leí poemas al azar y noté que había un uso del lenguaje distinto, una nueva relación entre campos semánticos de distintas disciplinas. La ciencia como método de explicación de la vida, la matemática como manera de reordenar las estructuras y el tao como elemento que pone el vacío en el centro de las transformaciones filosóficas. Me sentí apelada a leerlo y así decidí reseñarlo.

En primer lugar, diré que el libro es ambicioso. Tanto, que se plantea como el primero de una pentagonía, llamada La Saga del Popol Vudú. Será este por tanto el libro uno, titulado Nómade in Chile. Al cual le seguiría Popol Vudú, Índice, Heraclito y Cero Maya. Tiene imágenes a color, dibujos y buen papel. Es notorio que fue una apuesta editorial. Me siento indecisa respecto a cómo abordar esta reseña, ya que quiero ser justa con el texto y el trabajo que contiene, pero voy a ser honesta y diré que mis expectativas fueron mayores de lo que conseguí a cambio.

Está dividido en seis partes. Un nólogo (prologo) y el Nómade in Chile con sus cinco partes: Pie de página, Tao es un Dato, Máquinas Rotatorias, El Último Falso de Ulise y Horror Vacui. El texto juega con las ciencias, la matemática, el taoísmo y la literatura. Trae estas disciplinas al territorio de Chile y cuestiona, especialmente las formas lógicas y los significados que hemos presupuesto de ellas. Hay un tinte subversivo que dice “La metáfora es el traslado de una estructura demasiado pesada hacía un lugar equivocado” (17) y en este proceso considera la siguiente pregunta: ¿desde la estructura que estamos mirando, qué elementos se cargan y presuponen relaciones de sentido que no sirven? La pregunta se repite en el texto con claridad y a mi parecer esa es la razón por la que el autor moviliza formas disciplinares. Mi problema es que no alcanzo a vislumbrar su respuesta.

¿A qué se refiere el Popol Vudú? ¿Qué es lo que quiere decir? Me parece que hay una intención cosmogónica, no tanto desde una explicación inicial del origen del universo, sino más bien de tomar el inicio y cambiar sus formas para dar una nueva forma de entender. Hacerles vudú a los relatos del por qué, cambiar la ontología de los espacios de significación, por eso tal vez, el uso de formas tan diversas como la ciencia y el taoísmo. Sin embargo, en este libro el trabajo de la forma ahoga el sentir y me quedo en su lectura sin deseo. Con la ambigüedad de las conexiones internas, luego de consistente experimentación y desestructura ¿Qué es lo que sí postula? ¿Cuáles son las nuevas formas que se construyen con los fragmentos de cada disciplina?

Por otra parte, hay tantas disciplinas en el texto que transitan a la construcción de una poesía y me complica el tratamiento de las temáticas. En su tránsito de forma, ¿cuál es su sentido? Un ejemplo es la perspectiva del tao, que se me hace superficial y se me pierde lo insondable de la poesía del Tao de King de Lao Tse. Habla con liviandad de un conocimiento antiguo, que en su origen formula una perspectiva del ser y el espacio, para verse ahora como si el tao fuera simplemente vacío. Vacío occidental.

“Qué es Tao / Porqué es Tao / Qué estado / Orquestado” (69)

EL VACÍO ES UN VASO / puesto en una mesa /Anterior a cualquier mesa / a un número / Un vaso / Distante / pero es un vaso / puesto” (70)

Me cuesta entender a qué se aferra la voz del texto. Será porque no siente. Será porque es forma. Un nuevoPopol Vuh. El Vudú para la comunidad. Una nueva narración mítica, pero que, en tanta novedad de forma, pierde peso. También me parece importante apuntar que en el texto no se articula una base de enunciación de la voz poética en términos de territorio e ideología. Creo que en el texto hay atisbos de estas respuestas, pero se pierden entre la cantidad de textos, capítulos y formas nuevas. ¿Por qué estas disciplinas? ¿Cómo estas se relacionan con un nómade in Chile? Me queda en la cabeza la duda, de qué hace que el hablante necesite hacer todos estos cambios. A su vez, me pregunto desde dónde se presupone nómade, ya que no tengo indicios de la tierra que habita, si es Santiago u otra parte de Chile, si responde a una comunidad específica.

En términos generales, creo que el problema de Popol Vudú es la cantidad de dudas que quedan luego de su lectura. Hay poemas interesantes en el texto y creo que dentro de la experimentación, hay elementos que se pueden rescatar. Sin embargo, yo haría de este libro uno más pequeño, con intenciones más claras y con sentimientos entremedio de las formas.

Popol Vudú: Nómade in Chile
Morales Monterríos
Castor y Pólux, 2017
233 páginas

Claudia es escritora y docente de lenguaje. Está aprendiendo carpintería y canto.

You Might Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *